Se trataba de ser especialista en un blog de publicidad. Algo ocurrió. Terminé escribiendo todo aquello que me venía a la cabeza.

jueves, 26 de enero de 2012

Gotas de lluvia.


Se sentaba en el escritorio de escribir y suspiraba. Miraba el teclado del ordenador esperando que las palabras salieran solas de sus dedos, que escribiera frases sin pensarlas. Tenía el corazón herido pero no tenía la fuerza suficiente para escribirlo. Escuchaba canciones, canciones que le hacían llorar. Sonreía, sonreía cuando sabia que sus ojos eran azules como el mar, que su piel sabia a vainilla, que sus labios sabían a fresa. Sonreía, solo sonreía cuando podía recordar su mirada clavada en sus ojos. Su recuerdo, su única arma, ya no era eficaz.  Y las lágrimas se resbalaban, sin quererlo, como si fuesen gotitas de lluvia que apenas mojan. Gotitas de lluvia, débiles, tan débiles como su corazón, casi tan débiles como su fuerza para escribir.
Tan solo le hacía falta ver sus labios sonreír, para ser feliz

2 comentarios:

Alma love dijo...

Me he enamorado de tu blog >.< estaba claro que te iba a seguir, te dejo el mío vale? http://heismyhapiness.blogspot.com/

Marina dijo...

Me alegro mucho que te guste :)
Ahora me paso por tu blog :D
Un beso