Se trataba de ser especialista en un blog de publicidad. Algo ocurrió. Terminé escribiendo todo aquello que me venía a la cabeza.

martes, 29 de noviembre de 2011

No sabes lo que tienes, hasta que lo pierdes.


Matías se enamoro, se enamoro de una bella mujer. Quizás… demasiado infantil para él…
Pero él estaba dispuesto a enamorarla costara lo que costara… Y de hecho, lo consiguió. Y le enseño el cielo y le conto su mayor secreto y le mostro la delicia que le volvía loco… Y ella a cambio le prestó sonrisas y le hablo con miradas…
Matías, al tiempo, cansado de su niñez la dejó, la abandonó, huyó.
Ahora Matías se ha dado cuenta, ha entendido que a veces los momentos más simplemente tontos son los que te hacen más feliz… Pero ahora es demasiado tarde para recuperarla, la abandono. La ha perdido para siempre por no saber apreciar lo que tenia… Ahora Matías no es feliz. 

4 comentarios:

la chica VIOLETA. dijo...

Pobre Matías, ché! :3
Cada vez que me paso por aquí has cambiado algo, pero cada vez me gusta más :) (L)

Marina dijo...

Já, eso le pasa por tonto! jajajajajajaja que es broma! xD
Ahora me paso por el tuyo a ver! :P
(LL)

marta sanchez-ocaña dijo...

me encanta tu blog y esta entrada tambien:) pasate por mi blog : http://nadieesperfecto.blogspot.com PD: te sigoo
un besoo

Marina dijo...

Me alegro mucho :D
Ahora me paso! :D
Un beso!